Hace unos meses os hablamos de esas míticas frases de madre que han marcado nuestras vidas. Hoy, desde Despedidas BIG, queremos hacerles un segundo homenaje a todas esas madres de España que tan buenos consejos nos dan día a día. Desde que nacemos, hasta el día que tomamos el revelo de ser madres (y a veces ni entonces) escuchamos esas frases que calan en nuestros corazones y quedan guardadas en nuestro recuerdo para siempre.

Frases de madre

Como un gesto de admiración hacia ellas, queremos dejaros algunas de las más expresiones más míticas de madre, que os transportarán directamente a vuestra infancia y que aunque siempre juramos que no volveríamos a repetir, todos nos equivocamos.

Ahí van algunas de ellas que, curiosamente, casi siempre llevaban razón:

“Como vaya yo…”  Un clásico entre los clásicos y es que, ¿A quién no le ha dicho esto su madre alguna vez? Y lo peor de todo, ¿Cuántas de las veces tenían razón?

“Ponte recta, si andas encogida te va a salir chepaVivíamos con el miedo de convertirnos en el Jorobado de Notre Dame e íbamos más rectos que una escoba.

 “Quítate el pelo de la caraNo importa los años que tengas, ni el corte de pelo que lleves porque las madres son así y siempre tendrán el derecho a decirte como tienes que ir.

padre

“Como te manches, cobras…Y así era, dicho y hecho. El superpoder de las madres hacía que de forma mágica te manchases y, encima, cobrases.

“Algo habrás hecho túOtra frase muy mítica durante nuestra infancia. Daba igual si era por un castigo injusto, una bronca inmerecida o cuando algo pasaba a kilómetros de ti, que siempre tenías algo de culpa.

“Deja de llorar o te voy a dar una buena razón para que llores de verdadUna de las frases de madre más temida por todos y, a la vez, la más efectiva. Y es que cuando tu madre te la decía, daba igual el por qué llorabas que se te cortaban las lágrimas de repente.

“Si tiendes bien, plancharás la mitad”.  Uno de los mejores consejos que me dio mi madre. Y es que cuando te vas de casa, lo de planchar pasa a un segundo plano.

“Esto me duele más a mí que a ti” ¡MENTIRA! A ella no le dolía nada y lo peor de todo es que lo
sabíamos los dos.

“Si te duermes con el pelo mojado, te va a dar un aire” Y ¿Qué es un aire? Con el miedo en el cuerpo, vivíamos con las ganas de ir a un hospital e informarnos de qué era un aire y de sus peligros para nosotros.

“Si eres mayor para trasnochar, también lo eres para madrugarEntonces no veíamosmadre lógica a esta frase porque nuestro cuerpo aguantaba cualquier cosa pero, según pasan los años, le vamos encontrando sentido.

Y para terminar con este pequeño homenaje a esas personas tan importantes en nuestras vidas…:

¡Ni chocolate ni chocolata!, ¡Ni fútbol ni fútbal! Daba igual el tema de conversación que si algo de lo que pedías no le gustaba, esta era su respuesta más eficaz.


Notice: Undefined index: ed_floating_next_previous_nav in /usr/home/despedidasbig/www/blog/wp-content/themes/infinity-mag/inc/common-functions-hooks.php on line 181