Lecciones para tu boda ¡Disfrútala a tope!

Publicado por

Suena a topicazo pero es verdad. ¡El día de vuestra boda es el mejor día de vuestra vida!
Son muchas las personas que se casan y lo dicen, prácticamente todas, así que si opinan eso, será que de verdad lo es.

Pero también es verdad que la mayoría piensa que no se disfruta tanto en comparación con el esfuerzo que supone al organizarlo. Para que no te quedes con esta sensación vamos a daros unos trucos para disfrutar como se merece de tan esperado día.

Es vuestro día y hay que intentar que nada ni nadie os lo arruine. Por eso ese día los protagonistas sois los novios y lo que debéis hacer es ser felices y aprovechar el momento con todos los seres queridos que os acompañan. No os preocupéis de demostrar vuestra felicidad, al fin y al cabo lo estáis celebrando y no pasa nada porque la gente os vea enamorados u os pillen mirando al otro con esa mirada que solo tenemos cuando estamos realmente queremos a alguien.

La preparación es larga, pero la ejecución corta, es decir, os pasáis meses preparando toda la celebración para que sea única e inolvidable, pero cuando llega el día, parece que las 24 horas que dura se han convertido en 12. Entre los nervios, las ganas, el miedo y la felicidad no os dais cuenta de que vuestro día se está terminando y sin apenas darte cuenta. Por ese mismo motivo lo que debéis hacer es disfrutar cada momento, estar con las personas que realmente os importan y no aquellas que has invitado por compromiso, porque al final, con lo que te vas a quedar es con un recuerdo de las cosas más importantes y que más te han gustado del día de vuestro enlace. Tenéis la excusa de hacer lo que queráis al ser vuestro día (dentro de unas líneas) así que desmelenaros sin miedo al pensar en el que dirán.

 

Si ocurre algo inesperado y que no contabais con ello no os agobiéis. Resolverlo de la mejor forma posible, porque hay soluciones para todo. Y no os preocupéis de si se han equivocado en los manteles y ahora no combinan con las sillas, porque en realidad la gente quiere ser partícipes de vuestro día y veros radiantes y no se van a poner a pensar en por qué los farolillos son todos iguales menos uno o por qué se han dejado una mesa entera por quitar en el momento del baile.

Y ya sabéis…¡Hasta que la muerte os separe!