Ya se acerca la Navidad y con ella las locuras de preparativos, cenas, comidas, compras, regalos…y sobre todo familia!!!

La Navidad es genial, representa unos valores muy tiernos, mejores propósitos, amor, paz…Todo muy bonito, pero seamos realistas, también despierta lo peor de nosotros.

Las mejores tradiciones

Por ejemplo, la Lotería. Compramos un montón de décimos, como si no tuviéramos suficiente con un par de ellos, y encima si les regalamos alguno a nuestros padres, no os engañéis, no les regalamos el que termina en 23 que es el número de años que llevan casados, no, les compras el mismo que tienes tú, que si toca, que se comparta.

La cosa no acaba ahí, empezamos a picarnos con el vecino, ya que estamos en estas fiestas que se note, y comenzamos a poner adornos navideños como si no hubiera un mañana, las luces llegan a tanto,  que al final no se sabe si estás en tu casa o en un aeropuerto.

Y con la cena de Navidad sí que cometemos pecados, empezando por la gula. Llega el momento de comer todo lo que no hemos comido durante el año, y a freír espárragos la operación bikini del verano que tan buen tipín nos ha dejado. Aquí la comida es lo de menos, lo peor viene en los postres, con esos mantecados y polvorones que se vuelven una masa imposible de tragar a la vez que tus primos te dicen –“Ahora di Pamplona”.

cena de navidad

El fin de año

Y en una semana te plantas sin darte cuenta en Nochevieja que más que fin de año parece un examen con todo lo que tienes que llevar, que si ropa interior roja, que si algo de oro metido en la copa, preparar las uvas….y llega la parte en la que no sabes cómo, pero te tienes que comer no, engullir, todo lo que hay en la mesa ¡antes de las doce!

Llegan las doce menos diez y todos preparados delante de la tele oyendo a los nerviosos presentadores dar las explicaciones de los cuartos como si nunca en la vida nos hubiéramos tomado las uvas y empieza la cuenta atrás  -don… -¡No, que son los cuartos! Din-don… -¡Escupid que son los cuartos! Din-don… -Pfbbbbbbbb…-Los cuartos… Ton… -¡Ahora,ahora! Ton… -¡Eh!, ¡deja mis uvas, cabrón! Ton… -¡Es que se me ha caído una! Ton… -Bgradgfds…Ton… -Bgggjgdffffff… Ton… -A mí ya no me quedan… Ton…-¡Pues a mí me sobran dos!

 

Y cuando acabamos toda la familia con la familia a darse besos y abrazos con la boca llena de babas y casi ahogándonos -Fffffelifsz año, eeeeh, felifzcidadef, grfdddfd…

Qué estrés de verdad ¿A vosotros os parece lógico empezar el año así? Y después de eso a salir corriendo porque has quedado para irte de fiestorro, un fiestorro en un sitio en el que si caben 200 personas, el dueño ha decidido meter a 500, ¡y si no te gusta te aguantas! Porque a esas horas en esas fechas y con ese frío ¿a dónde vas a ir?

Por último, hay que destacar los Reyes Magos.  Día en el que te traen de todo menos lo que has pedido, que si querías una cámara, te traen un pijama, que querías un móvil, te traen un pijama, que querías un bolso, te traen un pijama, que querías un pijama, pues te traen unos calcetines.

regalos de navidad

Y después de toda esta locura vuelves a la normalidad aunque deseando que llegue el siguiente año porque a pesar de todo, lo has pasado estupendamente bien y al fin y al cabo ese es el espíritu de la Navidad ¿no?

Fuente: taringa.net


Notice: Undefined index: ed_floating_next_previous_nav in /usr/home/despedidasbig/www/blog/wp-content/themes/infinity-mag/inc/common-functions-hooks.php on line 181