Después del gran día, con los nervios, la ilusión, la alegría y la nostalgia que tienes todo revuelto llega la luna de miel. Ese momento de desconexión total de todo el mundo menos de tu recién estrenado estado civil. Pero el problema va a llegar después de la luna de miel.

Todo es amor, sonrisas y relax, pero tienes que tener claro que una vez que vuelvas de tu paradisíaco viaje las cosas no van a ser así, por lo que tienes que aprovechar y disfrutar ya que pocas ocasiones vas a tener para estar en este mágico ambiente.

copas

Pero la realidad llega recién aterrizados del viaje. Todo el mundo va a querer quedar con vosotros para saber qué tal lo pasasteis, qué hicisteis y hasta qué comisteis, porque la gente es así, quiere saber de todo aunque en realidad luego no le importe. Hasta tus tías del pueblo que invitaste por mera cortesía y que no veías desde haces años ahora van a presumir de tener la mejor sobrina del mundo aunque no te felicitan en tu cumpleaños, pero ya se les pasará y os dejarán tranquilos.

Después de la luna de miel

En estas primeras semanas de vuelta a la realidad querrás quedar con tu gente de confianza para que te den su opinión personal sobre qué les pareció la boda y si se lo pasaron bien. Cualquier información es importante ya que en tu cabeza tienes un batiburrillo de momentos, de caras y de conversaciones. En tu mente solo estará la felicidad que sentiste de estar rodeada de todos los tuyos y por eso querrás intercambiar impresiones.

Vas a notar que le falta ritmo a tu vida y te sobran horas al día después de tener que organizar miles de cosas y no dar a basto con las llamadas telefónicas para que el día de la boda fuera perfecto. Ahora tienes que plantearte en que invertir ese tiempo que ahora te sobra.
Una buena opción es el gimnasio, porque seguro que no faltaran los típicos comentarios de «pues el matrimonio engorda» o «hay que empezar a cuidarse». Antes de tener que escuchar esas horribles verdades, plántales cara adelantándote a ellos.

¿Y las fotos? Es increíble lo que se tarda en conseguir las fotos de la boda, pero ten por seguro que tanta espera merece la pena. Cuando veas el resultado de los momentos más bonitos y que los vais a tener inmortalizados para siempre se os pasará el cabreo de la espera, seguro.

viajes

Según van pasando los meses más y más gente te preguntará por los niños. ¿Niños? ¿Qué niños? Si no tenemos. Pues eso, que para cuando los vais a tener. La gente puede llegar a ser muy pesada pero tranquilos, cuando tengan que llegar los niños llegarán, de momento solo os queda seguir aguantando la misma cantinela.


Notice: Undefined index: ed_floating_next_previous_nav in /usr/home/despedidasbig/www/blog/wp-content/themes/infinity-mag/inc/common-functions-hooks.php on line 181